A PROPÓSITO DE VMC

El colectivo VMC nació de múltiples encuentros ocurridos en los últimos años en los campamentos No Border y Acción Clima, , en la lucha en Notre-Dame-des-Landes, en el Val de Susa, en Chefresne y en Valognes.

 

Tenemos en común la determinación de terminar con el capitalismo y con toda forma de gobierno autoritario.

Tenemos en común una idea de la autonomía política y material. Queremos vidas sin mandatos económicos ni vigilancia organizada.. Fronteras abiertas, campos abiertos.

Y queremos tener esta lucha sin caer en la trampa de la batalla institucional.

El deseo de conjugar nuestras fuerzas y nuestras experiencias más allá de cada lucha particular se materializó al anuncio de la organización de la Cop21 en diciembre del 2015 en París, negociaciones intergubernamentales sobre el clima, sobre el modelo de Copenhague (2009). Estos momentos representan  una oportunidad para llevar a cabo acciones en un marco internacional, y nos parece esencial reflexionar sobre lo que ahí se podrá hacer, sin limitarnos a la zona roja. La necesidad de invitar a todas las fuerzas presentes a un tiempo de reflexión y de acción nos llevó a organizar un campamento internacional este verano.

Por otra parte, la lucha contra el almacenamiento de residuos radiactivos en Bure, en la región de la Meuse (al noreste de Francia), lucha con la cuálnos vinculamos desde hace muchos años está llegando ahora a un momento clave, y colocar ahí el campamento de este verano nos pareció ser una manera de darle más visibilidad, una forma de contribuir a ella.

Nuestra rabia no es reversible. Se organiza.

 

Vladimir, Martine & Co
——————————-

¿Por qué ” Vladimir, Martine & Co “?

Escogimos llamar a nuestro colectivo Vladimir, Martine & Co por solidaridad con Vladimir Martynenko, este hombre que por inadvertencia provocó la caída del avión Falcon en el cual se encontraba el gran patrón de Total, Christophe De Margerie. Vladimir Martynenko, que trabajaba en el servicio de mantenimiento del aeropuerto Vnukovo en Moscú, es acusado de haber dejado en la pista de despegue la máquina quitanieves que conducía. Aunque no nos alegramos de la muerte de un hombre, nos preocupamos más de la injusta de un hombre del pueblo que de la muerte desgraciada de uno de los que, por ser influyente en este mundo, llevan cada día un poco más nuestro planeta hacia la catástrofe.

El 15 de mayo del 2015, justo en el momento en que se prolongaba por segunda vez la detención preventiva de Vladimir Martynenko hasta el próximo mes de julio, le mandamos esta carta por medio de su abogado, Alexander Karabanov. La carta llegó a Rusia el 30 de mayo.

Esta carta es abierta, deseamos que se difunda por todas partes.

 

Querido Vladimir,

Tú no nos conoces, sin embargo somos muchos que te queremos mandar nuestro apoyo. Antes de todo, te queríamos escribir para expresarte nuestra total solidaridad frente a los momentos que estás atravesando.

A los poderosos de este mundo les gustaría que nos quedesemos aislados los unos de los otros. Pero cuando uno de los patrones más grandes de este mundo muere, es el alivio lo que une a todos los explotados de este mundo. Que esto quede claro, no lloramos la muerte de De Margerie.

Cuando nos llegó la noticia de su muerte, la festejamos como se merece. Algunos dirán que uno no se alegra de la muerte. Es verdad, pero su muerte para nosotros tiene un sabor a justicia. La historia se acordará de tu nombre, y para nosotros tu máquina quitanieves se ha vuelto un símbolo.

A veces, uno se vuelve un héroe sin quererlo. Tú eres un héroe para nosotros, y siempre recordaremos que debes ser absuelto.

Tal vez no sepas lo que De Margerie representa para nosotros. Él encarna demasiados dramas, por eso su muerte no merece que la lloremos. De Margerie viajaba demasiado a nuestro gusto. Participaba demasiado de la destrucción de nuestras vidas. Y el interés cada vez más grande de Total por el gas de esquisto no nos dejaba imaginar un futuro mejor.

Sabemos, y nuestros enemigos también lo saben, lo inocente que eres de lo que te están acusando, lo mezquino que es querer castigarte por algo que no depende de ti. Es demasiado fácil condenar a los pequeños cuando, por casualidad o por error, su destino cruza el de los más grandes. De Margerie tenía muy poca consideración con los pequeños como tú, con los pequeños como nosotros. Era uno de los que nos pisan enciman con sus botas. Y por todo lo que el cometió, nadie nunca ha buscado un culpable.

En todo caso, en tu desgracia tú llevaste a cabo lo que para nosotros representa un gran gesto político: terminar con la existencia nefasta de uno de los hombres más poderosos de este mundo.

La vida de De Margerie encarnaba la explotación de miles de hombres y de mujeres, la contaminación y los desastres ecológicos y sociales, la destrucción de miles de vidas humanas y animales. Lo que él cometió conscientemente durante tantos años no se puede comparar con lo que a ti te acusan.

Sabemos que su muerte no deja a Total sin dueño. Como en todas las dinastías, su sucesión estaba asegurada. Siempre hay una reserva de buitres esperando para recuperar el poder.

Hoy, en el momento en que se prolonga tu detención preventiva hasta el verano, te queremos mandar nuestros recuerdos más calidos y nuestros mejores deseos de coraje. Que sepas que aquí somos centenares de personas las que esperamos tu liberación y luchamos para que este mundo esté libre de individuos como De Margerie.

Porque nunca más miraremos igual a una máquina quitanieves, nuestra solidaridad contigo no conoce ningún límite.

El Colectivo Vladimir, Martine & Co